Categories Menu

Enviado sobre Educacion infantil

Niñera o guardería

Ventajas e inconvenientes

Cuando llega la hora de volver a trabajar muchos padres tienen la difícil tarea de elegir entre contratar a una niñera o encontrar una guardería. La elección es aún más delicada si el niño es todavía pequeño y necesita mucha atención. A esto se suma la sensación de culpabilidad que asumen muchas madres por dejar de cuidar a sus hijos cuando vuelven al trabajo.

No todo el mundo puede contar con sus familiares, aunque eso traiga consigo sus inconvenientes, como por ejemplo discrepancias a la hora de cómo educar al niño, la carga diaria de cuidar del hijo de otra persona de manera indefinida; por mucho que quieran ayudar es mucha responsabilidad. Es recomendable acudir a la familia solo en casos de emergencia como cuando el niño se pone malo y no puede ir a la guardería.

Hemos querido repasar las ventajas e inconvenientes de mandar al niño a la guardería o de que se quede en casa con la niñera. A la hora de hacer balance o tomar sus propias conclusiones lo más importante es tener en cuenta el caso particular de cada uno contando con lo que es mejor para su hijo.

A tener en cuenta

Existen muchos estudios que reiteran que al niño que esté bien atendido por otra persona o en una guardería, no le afectará de manera adversa y se desarrolla adecuadamente. Por otra parte, aunque no le afecta de manera adversa, puede que sí le afecte en menor o mayor grado, ya que no todos los niños son iguales y algunos necesitan más la atención de su madre que otros.

Hay estudios que también reivindican que hasta los dos años, (aunque en realidad los psiquiatras y psicólogos infantiles en general dicen que incluso hasta los seis años), el niño necesita a la madre para conseguir una buena auto estima y confianza en sí mismo. Para ello, si la madre trabaja debería intentar estar el máximo de tiempo posible con su hijo, estimulando su capacidad emocional y física.

De todas maneras para una madre que trabaja tanto si deja a su hijo en la guardería como al cuidado de otra persona, lo que cuenta es la calidad de la atención que le da ella, más que la cantidad de horas que pasan juntos.

Antes de pasar a las ventajas e inconvenientes de ambas opciones hágase las siguientes preguntas:

Quiero que mi hijo esté con muchos niños con un adulto que les cuida, o prefiero que a mi hijo se le cuide de forma personalizada.

¿Cuantas horas/ días necesito que mi hijo esté al cuidado de alguien?

Durante ese tiempo hace falta que la persona o institución sea flexible porque trabajo muchas horas o tengo un horario de trabajo parcial?

¿Cuanto dinero tengo a disposición para hacer frente a este gasto? ¿Me puedo permitir una niñera que trabaje muchas horas? ¿y el coste de la guardería incluidos el autobús y el comedor si fueran necesarios?

¿Hay guarderías cerca de mi lugar de trabajo, o cerca de casa? Si está lejos incrementaría el coste de la guardería ya habría que pagar el autobús, o si lo lleva personalmente, el tiempo invertido en dejar al niño allí.

¿En qué sitio creo que mi hijo se encontraría mejor? Imagínese a su hijo jugando (y peleándose) con muchos niños, con atención compartida de cuidadoras especializadas. También imagíneselo en casa solo, (o con un hermano, de distinta edad) viendo quizás demasiada televisión, haciendo lo que quiere pero en un ambiente seguro con sus juguetes, con una persona ajena a la familia (supuestamente de confianza), etc.

Ventajas e inconvenientes de tener niñera

Ventajas

El niño recibe atención personalizada y la niñera sigue las pautas que le dicte la madre respecto a lo que tiene que comer, las horas de sueño, su rutina, etc.

Si tiene la suerte de encontrar una buena niñera, el niño estará feliz en un ambiente seguro y conocido. Hay que asegurarse de que recibe también una educación que le ayude a crecer y a desarrollarse físicamente y emocionalmente.

Desventajas

Es muy difícil encontrar una buena niñera (y conservarla). Puede que por varias razones tenga que cambiar varias veces de niñera y eso no solo le traerá muchísimos quebraderos de cabeza, sino que a su hijo también le afectará tener que acostumbrarse cada vez a una persona distinta creándole inestabilidad.

Si la niñera resulta ser una persona poco recomendable, o que no aporta nada a la educación de su hijo más vale que vaya a la guardería.

El coste económico de contratar a una niñera es muy alto sobre todo si se precisa una persona con formación profesional. Por otro lado, si desea sacarle partido y contrata a una empleada del hogar que además de cuidar de los niños, limpie, cocine, planche, etc…,no tendrá mucho tiempo que dedicar al niño (o niños), y no es una opción muy acertada.

Ventajas e inconvenientes de mandar al niño a la guardería

Ventajas

Hace amigos y aprende las normas sociales, cómo por ejemplo saber comportarse, compartir los juguetes con los demás, a comer de todo (si se queda en el comedor), etc.

Aprende a realizar muchas actividades y juegos. Los niños se copian mutuamente y si hace cosas juntos aprenden con más rapidez.

Dentro de la rutina que supone ir a clase, no tienen tiempo para aburrirse por que hay muchos juguetes y compañeros con quién jugar.

Los niños estarán al cuidado de personal cualificado, especializado en educación infantil o puericultura.

Desventajas

Si el niño es aún muy pequeño necesita un ambiente seguro, tranquilo para que siga sus pautas de comida y siesta. Seguramente se contagiará numerosas veces de enfermedades infecciosas y tendrá que pasar largas temporadas en casa.

Hay niños que tienen dificultad a la hora de separarse de la madre y que sufran todas las veces que se les deja en la guardería. Tarde o temprano acaban por acostumbrarse; sin embargo existe un tipo de niño que es más complicado, por ser más sensible o menos independiente, y necesita especial atención. Estos puede que tarden en adaptarse y que no les guste ir a la guardería llegando hasta el punto de mostrarse rebeldes, tristes, con momentos de agresividad, quejándose de dolores de cabeza, etc. No hay que esperar a que llegue a crearles ansiedad o pánico. En este caso lo importante es hablar con la profesora, pasar más tiempo con el niño y darle un momento de pausa buscando otra alternativa para que alguien le cuide en casa, o encontrar otra guardería más adapta a sus necesidades.