Categories Menu

Enviado sobre Educacion infantil

Los hijos que se empeñaban en equivocarse

Los hijos que se empeñaban en equivocarse

¿Cuántas veces has visto a tu hijo tomar decisiones, pensadas o a la ligera, que sabes que van encaminadas al más estrepitoso de los fracasos? Qué difícil es permanecer de espectador, qué impotencia, qué desesperación, qué desaliento, cuántas lágrimas cuando sientes que ni por las malas ni por las buenas son tenidas en cuenta tus consideraciones.

Yo creo que educar a los hijos no es un arte, ni una disciplina, ni un trabajo.Los que educan no tienen porqué ser artistas, ni expertos en educación, ni trabajadores sometidos a jornadas de 24 horas al día. Educar es un compromiso, el compromiso de dar a los hijos las herramientas necesarias para que se construyan como hombres o mujeres.

No es que tenga una crisis de fe en la tarea de educar, queridos lectores que seguís mi blog, es que a veces hablo con padres y madres que educan, que guían, que instruyen entre normas, limites, refuerzos, cariño, paciencia, comprensión, amor, y sin embargo sus hijos se empeñan en seguir su propio mapa de ruta, un mapa que a menudo no tiene ni norte, ni carreteras.

Que tu hijo se lance al mundo con una mochila repleta de ingenuidad como único equipaje, asusta. Que tu hijo abjure de todas y cada una de tus creencias, de tus consejos, de tus ayudas, asusta. Que tu hijo corte todo tipo de comunicación, que ignore los lazos que unen a los padres con sus hijos, que te dejen sin voz al otro lado de la línea, asusta.

No, no hay educación que evite estas situaciones. No hay padres, ni madres capaces de abrir los ojos del futuro de sus hijos cuando éstos no ven aquello que no quieren ver.

Hay hijos que se empeñan en tomar sus propias decisiones y muchas veces aciertan, pero a veces se equivocan. Sí, es verdad, es su vida. Pero es que las vidas de los hijos, a veces, hacen trizas las vidas de sus padres.

Esto es lo que podemos hacer los padres y madres cuando nuestros hijos se empeñan en tomar decisiones equivocadas:

1.- Es primordial controlar el miedo, porque el miedo sólo sirve para ponernos en la peor de las situaciones (drogas, alcohol, vida desordenada) y así asustados vivimos prisioneros de nuestro propio miedo.

2.- Controlar la rabia, porque la rabia que da creer que los hijos “echan su vida por la borda” te puede hacer actuar cegado, irritado. Y eso no te ayuda a ti ni a tus hijos. En estos casos los hijos necesitan ver a padres seguros, firmes y confiados.

3.- Habla. No te quedes callado, no ruegues, simplemente di lo que tú crees, lo que tú piensas, lo que tú sientes. Dile que lo que tú quieres es que encuentre su camino, que él sea el protagonista de su vida. Que la elección del tipo de vida que quiera tener es suya. Pero que para tomar ese tipo de decisión no es el mejor momento cuando uno se encuentra perdido.

4.- Y por último y sobretodo, deja la puerta de casa abierta, la luz encendida, su plato favorito en la nevera y confía en tu hijo siempre.

Mientras confiamos hay que seguir viviendo. Esto es lo más difícil, vivir con agujeros.

 

CARLOS PAJUELO

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *